AguaCOVID-19 y su impacto en el agua

octubre 30, 2020by Biofy
https://biofy.es/wp-content/uploads/2020/10/COVID-19-y-su-impacto-en-el-agua-.jpg

A pesar de que llevamos casi un año escuchando hablar del COVID-19 y sufriendo las consecuencias de una pandemia mundial, aun son muchas las incertidumbres que rodean a este virus.

Pero una cosa es cierta, y es que nos ha cambiado la vida y esto ha modificado también la forma en la que nos relacionamos con el Planeta.

La relación del COVID-19 con el agua tiene muchos puntos de incidencia. Todo lo que necesitas saber sobre coronavirus y su transmisión por agua lo analizamos en un post anterior.

Esta vez queremos echar una mirada sobre la huella ecológica del COVID-19, ya que los cambios en los hábitos de consumo, así como en los agentes contaminantes del agua, han impactado sobre el Planeta y, por tanto, también sobre nuestra salud y bienestar.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), la degeneración ambiental es el primer factor que motiva las últimas pandemias, lo que hace necesaria la investigación para nuevas vacunas y tratamientos universales; así que, dentro de la emergencia sanitaria, no está demás que como sociedad, mantengamos la alerta sobre la contaminación y la preservación del medio ambiente.

Cómo el confinamiento cambió el curso del agua

La contaminación del agua, los desechos tóxicos en el mar, así como la invasión del plástico en los océanos, por no hablar del deshielo, eran temas que estaban sobre la mesa de la sociedad civil, así como de expertos y políticos.

Antes de la pandemia por coronavirus, quizás era este uno de los temas más preocupantes y que generaban más polémica por el enfrentamiento entre los intereses económicos y los ecológicos.

Pero el parón colectivo dio luz nuevamente al Planeta y lo puso otra vez en el foco de quienes señalan su conservación como una tarea prioritaria para el propio cuidado de la humanidad.

La Fundación We Are Water señala que “la nueva sociedad que se atisba tras la crisis tendrá que integrar las emergencias sanitarias en una visión más global con los valores de proporcionalidad y cohesión característicos de la cultura de la economía verde.”

El confinamiento afectó de lleno a varios sectores que inciden irremediablemente en la precariedad del agua, e hizo despertar la conciencia social sobre la importancia de cambiar nuestros hábitos de consumo:

-Turismo: la desaparición total del turismo en zonas que se veían sobrepasadas en población, disminuyó significativamente las aguas residuales urbanas, dando un respiro a los ecosistemas de la costa.

-Industria: la industria textil, por ejemplo, es la segunda más contaminante después de la industria petrolera. Solo un pantalón vaquero requiere para su fabricación entre 2.130 y 3.078 litros de agua, y es que según los datos registrados, la industria textil puede estar utilizando 9 mil billones de litros de agua al año solo para teñir tejidos.

Con el confinamiento, no solo se detiene de golpe todo este desgaste hídrico, si no que además, con el cierre casi total de la industria, la sociedad se plantea la capacidad -y la necesidad- de prescindir de ciertos artículos a cambio de poder disfrutar de una naturaleza más sana.

-Alimentación: aunque pueda parecer irrelevante, el sector de la agricultura y la ganadería generan mayor impacto en la naturaleza que las industrias urbanas. Potentes pesticidas sintéticos, entre otras sustancias, se filtran por la superficie y llegan a los acuíferos.

Esto puedo generar altas concentraciones de nitrato que no es perceptible ni al olfato, ni a la vista, ni al gusto; sin embargo su consumo puede ser dañino, especialmente en recién nacidos, causando el “síndrome del bebé azul” que dificulta el transporte de oxígeno en la sangre, pudiendo causar la muerte.

Por tanto, el sector agropecuario actual se muestra insostenible frente a las consecuencias derivadas de su actividad, por lo que surge con mayor fuerza pequeñas iniciativas que se agrupan para llevar a cabo una agricultura y ganadería más sostenible e incluso ecológica.

La pandemia del Covid-19 se presenta ante nosotros como un gran reto sanitario y de contención colectiva; de la misma manera que lo es la conservación del Planeta y muy especialmente del agua.

Porque el agua, es salud y es vida.  

logo-biofy
logo-biofy
Subscríbete

Si deseas recibir nuestras últimas noticias en tu correo electrónico, suscríbete a nuestro boletín. No te enviaremos spam, lo prometemos!

    Biofy

    Estamos 100% comprometidos a invertir todos los esfuerzos necesarios por lograr un bienestar sostenible y respetuoso con las familias y el medio ambiente.

    Subscríbete

    Si deseas recibir nuestras últimas noticias en tu correo electrónico, suscríbete a nuestro boletín. No te enviaremos spam, lo prometemos!

      BIOFY

      Estamos 100% comprometidos a invertir todos los esfuerzos necesarios por lograr un bienestar sostenible y respetuoso con las familias y el medio ambiente.